Predica Aniversario | Mayo 19/2013

Mensaje de aniversario del Pastor Francisco Garnica, Iglesia Casa de Oración Internacional, Marcos 11:17.

 

Deja un comentario

Predicas

EL PODER

El Poder Engañoso – 2a Tesalonicenses 2:1-17

Publicado el Dom 28 sep

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

 compra la verdad y no la vendasEl engaño y la mentira comenzaron en el Huerto de Edén con la aparición de Satanás,  engañando a Adán y a Eva, y dejándose ellos engañar. Ese engaño y mentira continúan  hasta nuestros días. Nos encontramos en una época en donde el engaño y la mentira están  cobrando cada vez más auge. No sé si te has dado cuenta de esto. Pareciera como si a la  gente le gustara que la engañen. Lo vemos en todos los ámbitos de la vida: En la política, en  la moda, en el comercio, en la publicidad, en los medicamentos, en los alimentos, con los  vicios, la historia, la tecnología, etc.

Un actor dijo que el 90% de lo que vemos en el cine y en la televisión es mentira.  En el ámbito político es increíble ver cómo a la gente, en cada campaña, le hacen promesas al pueblo, y la gente sigue cayendo en la trampa. Y no importa la tendencia ideológica. Pero lo mismo pasa en los grupos religiosos. Supuestos profetas y profetisas, apóstoles, pastores, cantantes, telepredicadores. Les hablan en el nombre de Dios y la gente se lo cree. No digo que no se dé, pero no son muchos los sinceros. Llego a la conclusión que a la gente le gusta la mentira, le gusta endulzar y que le endulcen el oído.

En realidad, no es que a la gente le guste que le mientan, a nadie le gusta que le mientan. Mentimos y engañamos porque somos pecadores e imperfectos. Esto es un hecho. La Biblia declara que le corazón es perverso y engañoso. El engaño siempre ha estado ahí de parte del ser humano. Pero hay un poder que es la personificación del engaño, del embuste, artista en la forma de mentir y engañar y con mucho poder, convicción, persuasión y estrategia. Este personaje es fino y sutil para engañar y mentir. Y uno de los mayores engaños de este personaje es que la gente crea que no existe, y él mismo ha creado el ateísmo.  La Biblia nos enseña por qué está sucediendo esto y tiene algo muy importante que revelarnos. De esto trata la reflexión de este día. Lee 2ª Tesalonicenses 2:1-17.

frase-la-honestidad-no-es-una-virtud-es-una-obligacion-andres-calamaro-105501

En el A.T. no vemos muchas referencias a Satanás, como en el N.T., allí se habla poco de él y de su actividad. Pero en el N.T. es otra cosa. ¿Por qué?  Porque no había nacido el Mesías, y Satanás no estaba muy preocupado. Pero cuando nació el Mesías es entonces cuando comienza a hacer paulatinamente su gran aparición contra el Hijo de Dios. Con la aparición del Mesías su tiempo comenzó a acortarse: Ap.12:12. Lee lo que dice Romanos 1:18-32.

Lee en tu Biblia ahora lo que dice la Biblia respecto a este personaje. Dice que el diablo es padre de mentira en Juan 8:44. Dice también que el diablo engaña al mundo entero en Apoc. 12:9. Dice, además, que el diablo en la persona del anticristo hablará grandes cosas y blasfemias en Apoc. 13:5. Y dice que el diablo, también en la persona del anticristo, hará grandes señales, Apoc. 13:11-14. Y por si fuera poco, dice también que engañará, incluso, a los escogidos en Marcos 13:22.

 Satanás es el padre de las mentiras. Y toda persona, cristiana o no, que se dedica al engaño, que miente, que evade con el propósito de engañar, mentir y manipular, tiene este espíritu. El engaño no viene de Dios. Dios Padre es la Verdad. Jesús el Hijo es la verdad. El E.S. es la Verdad. Y la Biblia es la Verdad de Dios. Este espíritu de engaño ha invadido y está invadiendo las iglesias. Los cristianos ya no quieren oír la verdad. Quieren oír Palabra de Dios a través de hombres mortales aunque les mientan, porque no soportan la verdad de la Biblia. Nuestra cultura está invadida por la mentira y el engaño, y muchos cristianos la avalan.

Slide16

La Biblia nos exhorta respecto al engaño y la mentira: Lee los siguientes textos: 1ª Pedro 2:1; 1ª Pedro 3:10; Efesios 4:25. La verdad es lo que te dice la Biblia, no tu corazón ni tu propia opinión. Muchos buscan oír lo que quieren oír, y cuando les dices la verdad de lo que dice la Biblia, ya no les gusta y buscan quien les diga lo que va a favor de sus engañosos planes.

Amemos la verdad amada iglesia y estemos preparados para la verdad. Amemos la honestidad y estemos preparados para la honestidad. No pierdas de vista ese poder engañoso que existe en el mundo para que no seas desviado de la fe verdadera. La situación en el mundo actual está muy peligrosa y se va a poner peor.

Seamos honestos con amor, veraces, dejemos la evasión y las excusas. Respetemos la verdad. Si eres de Dios, hablarás la verdad. No hay nada más placentero que hablar con alguien que sabes que no te anda con cuentos y mentiras. Cuidémonos del poder engañoso.

El Señor los bendiga.

Francisco R. Garnica M.

Pastor General

28 de septiembre de 2104

San Salvador, El Salvador

el peso

¡Aligera tu equipaje!

Publicado el Mar 23 sep

Hombre con maletas 

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

¿Sabes cuál es la diferencia entre un viajero novato y un viajero experimentado? El peso y  la cantidad de su equipaje cuando viaja. Cuando uno comienza a viajar comete el error de  llevar muchas cosas que luego no usa, cargas que nunca debimos llevar. Yo no sabía viajar  con poca carga. Pero las mujeres están peor. Sólo tiene uno que pesar sus carteras de mano.  Sin embargo, con el tiempo se va uno dando cuenta que es mejor viajar liviano: Menos    carga, más rapidez, mejor tiempo, menos cansancio, más hábil. Esta es la diferencia entre el  viajero novato y el viajero experimentado. ¿Por qué simplemente no soltamos el equipaje de  más? Porque estamos aferrados a cosas sin importancia. ¿Has notado que la vida es en realidad un viaje? Comienza con el nacimiento y continúa con  la muerte. Unos salen antes y otros después. Unos irán a vida eterna y otros a condenación. Pero todos estamos montados en este tren y viaje de la vida. De hecho la Biblia dice que  estamos de paso: Hebreos 11:13 y 1ª Pedro 2:11.  

Maleta animada

Si estamos de paso porque somos extranjeros y peregrinos, ¿no es mejor convertirnos en viajeros experimentados y viajar livianamente? Por eso, esta reflexión se titula: Aligera tu equipaje. ¿De qué equipaje estoy hablando? De uno que es más pesado y peor que las maletas de viaje. De uno que produce enfermedades mortales. De uno que produce estrés, ansiedades y angustias que envejecen prematuramente. De uno que nunca debimos llevar por no saber confiar en Dios. Hebreos 12:1-2 nos aconseja sobre cómo aligerar el equipaje mediante 4 enseñanzas que debemos llevar a cabo para que nuestro viaje por esta tierra no sólo sea más liviano, sino también más placentero.

Maleta pesada

En primer lugar: DESPOJÁNDONOS DE TODO PESO QUE NOS ASEDIA: Hay pesos emocionales que no aligeran el equipaje: El peso de la culpa, del descontento, de la falta de perdón, de las dudas, la amargura, el rencor, la soledad, temor, odio, resentimiento, orgullo, soberbia, vanidad; y lo que menciona Gálatas 5:16-21. La Palabra de Dios también nos proporciona la solución en Gálatas 5:22-26. Andar en el Espíritu nos ayuda a despojarnos de las cargas emocionales que son el peso que nos asedia. El apóstol Pedro en 1ª Pedro 5:6-8 también nos anima a liberarnos del peso que nos asedia. ¿Cómo le hacen ustedes para quitarse esos pesos? Yo lo hago buscando a Dios y trabajando mentalmente de manera alerta sobre esto. La otra batalla, además de la batalla espiritual, es la batalla de la mente. Uno debe aprender a estar alertas mentalmente para no darle lugar a los pensamientos traicioneros, y además, para estar pendientes de cuando éstos se apoderan de nuestra mente.

PecadoEn segundo lugar, DESPOJÁNDONOS DEL PECADO QUE NOS ASEDIA: La palabra asediar, significa también acorralar, sitiar, bloquear, rodear, encerrar. Hoy no se habla mucho sobre este flagelo que constantemente nos asedia. Los cristianos prefieren oír más sobre la sanidad que de la santidad. De la prosperidad financiera que de la rectitud y honestidad. Del humanismo que de la Palabra de Dios. Alguien dijo: “No es lo mismo predicar de la Biblia, que predicar la Biblia”. Y la Biblia dice que “el pecado nos asedia”. Está ahí en todo lugar y a cualquiera hora del día.  El pecado nos ronda constantemente. Y es como el cáncer: comienza con poco y luego te envuelve. Pablo dijo que “un poco de levadura leuda toda la masa”. Lea 1ª Corintios 5:1-7. El contexto de ese pasaje nos habla sobre el pecado. Y Gálatas 5:4-9, en donde aparece la misma frase, nos habla sobre la falsa enseñanza. El punto es que un poco de pecado dañará a toda la iglesia. Y un poco de falsa enseñanza también. Jugar con el pecado y la falsa enseñanza nos llevan a una trampa de la que después es muy difícil salir. Y trae consecuencias lamentables. Es otro peso añadido. Jesús fue muy claro en Marcos 7:14-23 respecto al pecado. Pero Cristo nos ha librado del pecado: Romanos 7:15-25. Romanos 8:2-3. El pecado sobrecarga el equipaje y hace más pesado el viaje de la vida. En 1ª Juan 1:8-9 el Señor nos provee de un camino para arreglar nuestros pecados.

Correr con paciencia

En tercer lugar, CORRIENDO CON PACIENCIA LA CARRERA HACIA DELANTE: La carrera de la vida cristiana es una carrera de fondo, y con mucho peso será más difícil. No es una carrera de 100 metros planos. De lo que se trata es de saber llegar. En 2ª Tim. 4:6-7 Pablo, al final de su vida, hace una preciosa reflexión: “Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe”. Para esto se necesita paciencia.

Puestos los ojos en JesusY finalmente, PONIENDO LOS OJOS EN JESÚS: El es el autor y consumador de la fe. El que la comenzó en nosotros y el que la finalizará cuando venga por su iglesia. El debe ser la meta. Nadie más. Este punto es el núcleo de la reflexión. Si quitamos nuestra mirada de El, perdemos el objetivo y la razón de nuestro viaje aquí en la tierra, y fracasaremos. Todo cristiano que pone sus ojos en un hombre o una mujer está vulnerable al fracaso en su vida espiritual. La Biblia dice: “Maldito el varón que confía en el hombre”. Ningún ser humano puede ser objeto de nuestra confianza sino sólo el Señor.

Para concluir: La frase teniendo tan grande nube de testigos” de Hebreos 12:1, se refiere a todos los personajes que se mencionan en el capítulo 11 del mismo libro. Lo que quiere decir es que “teniendo tan numerosos ejemplos”. Basado en esto, permíteme hacerte el siguiente desafío: Te reto y animo a considerar el equipaje que estás cargando y la necesidad abrumadora de dejar estas cargas a un Dios que ya está dispuesto a ser nuestro todo.

¿Quieres aligerar tu equipaje y comenzar a sacar el peso y el pecado que te asedia? ¿Por qué no comenzar en este mismo momento?: Si no eres salvo, cree en Jesús. Invítalo a entrar en tu vida. Y si lo eres, echa tus ansiedades sobre el Señor, confiesa pecados, sé paciente y sigue mirando a Jesús.

 El Altísimo te bendiga.

Francisco R. Garnica M.

Pastor General ICOI

21 de septiembre de 2014

San Salvador, El Salvador

IMG_0295

¡RENUEVATE! Romanos 8:1-2

Publicado el Dom 14 sep

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

 

 

foto renovacion metamorfosis

 La vida cristiana, como todas las cosas, tiene su proceso. Comienza en el punto inicial  cuando abrimos nuestro corazón y nuestra a vida a Jesucristo. Cuando hablamos de  procesos, hablamos de crecimiento paulatino. Entramos a la vida cristiana como recién  nacidos, espiritualmente hablando. Aprendemos a caminar. Nos caemos, nos levantamos.  Nos volvemos a caer, nos volvemos a levantar hasta que aprendemos a caminar con mayor  firmeza.  Pero a veces este proceso se estanca y surge la rutina, la costumbre y esto daña.  ¿Qué hacer cuando este proceso se estanca? La Biblia nos habla sobre esto. Romanos 12:1-2  dice: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros  cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro  entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

¿Qué es lo que hay que renovar? Nuestro entendimiento: No hagas cambios externos, sino internos. El cambio interno produce los externos. Y entendimiento es algo que nos hace mucha falta a todos. ¿Cuál es el propósito de renovar nuestro entendimiento? Comprobar cómo es la voluntad de Dios.  Y ¿cómo es la voluntad de Dios?: Buena, agradable y perfecta. La voluntad de Dios nunca será dañina. Es el mejor lugar en donde podemos estar. Y se necesita renovar el entendimiento para comprobarla. Recuerda y acepta esto siempre: Todo lo que nos sucede es bueno aunque nos parezca desagradable. Por eso dice en Romanos 8:28: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien”. Si amas a Dios, no tendrás problemas para creer y aceptar esto.  

¿Cómo podemos renovar nuestro entendimiento? Hay 4 formas de hacerlo según Romanos 12:1-2.

1. No conformándonos  a este siglo: Otras versiones dicen: “No vivan ya según los criterios del tiempo presente”. “No se adapten a este mundo”. “No se amolden al mundo actual”. Vivir según los criterios del mundo es el obstáculo más grande y peligroso para comprobar la voluntad de Dios, porque el mundo va en dirección opuesta a la voluntad de Dios. ¿Quién es el dios de este mundo? Satanás. Y este personaje nunca irá a favor de la voluntad de Dios.

2. Presentando nuestros cuerpos en sacrificio vivo: No a través de rituales sin vida. No convirtiendo tus deberes cristianos en religiosidad. Por eso tenemos que avivarnos constantemente: Pablo lo dice en 2ª Timoteo. 1:6: “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos”. Pablo no le dice: “Pídele a Dios que avive el fuego que está en ti”. Le exhorta a que él mismo lo avive. Esta es una tarea nuestra. El fuego es el Espíritu Santo y la Biblia dice que un cristiano puede hacer dos cosas con El: Apagarlo o contristarlo. Lo apaga cuando deja de hacer cosas que tiene que hacer; y lo contrista o entristece cuando hace cosas que no debe de hacer. Muertos no servimos para nada. La fe sin acciones es una fe muerta, sin vida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

3.Presentando nuestros cuerpos en sacrificio santo: El sacrificio santo es cuando le dices no al pecado. Decirle no al pecado es un sacrificio porque hay pecados que nos gustan. Pero el pecado es enemigo de la santidad. La Biblia dice que somos santos. Santidad y pecado son como el agua y el aceite. 2ª Corintios 7:1: “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

4. Presentando nuestros cuerpos en sacrificio agradable a Dios: Debemos usar nuestro cuerpo en las cosas que agradan a Dios. No para la fornicación, no para la borrachera y la droga. No para estar en lugares no apropiados. Y como la boca y lengua son partes del cuerpo, hay que dejar el lenguaje soez y grosero. Tenemos manos, pies, boca, oídos, corazón, y un montón de órganos que deben ser usados para agradar a Dios. Estos son los verdaderos sacrificios que Dios acepta sin cuestionar.

 ¿Qué significa “culto racional” del verso 1? El diccionario español dice que racional es la capacidad de pensar o razonar. Las personas son seres que tienen la capacidad de pensar y razonar. No somos animales. Somos seres humanos hechos a la imagen y semejanza de Dios. Culto racional significa por lo menos dos cosas.

1. Que nuestro culto a Dios no debe ser irracional. Es irracional cuando es muy  emocional en la iglesia o fuera de ella. Es irracional cuando se practican todas esas cosas que vemos ahora en otras iglesias y en la televisión.

2. Que el verdadero culto que se debe ofrecer a Dios es una vida viva, santa y agradable a Dios. No importa que tan lindo y poderoso predique uno, que tan lindo cante uno, que tan lindo ore uno, que tan guapo o guapa, qué tan rico o pobre, o que tan inteligente sea uno. Este es el culto racional: Una vida viva, santa y agradable a Dios. Hay un culto que se desarrolla dentro del lugar de la reunión, el espacio físico, pero hay otro culto que tiene que ver con lo que hacemos o dejamos de hacer fuera del templo. Y ese culto es nuestra forma de conducirnos fuera del templo. Si no tenemos una vida viva, santa y agradable a Dios, andamos de una manera irracional.

purificame lavame renuevame

Concluyendo: Renueva tu entendimiento y cuando hayas renovado tu entendimiento todo lo demás será transformado: Tu fe, tu compromiso y consagración a Dios, tus propósitos santos, tu relación con Dios. Deja a un lado los criterios del mundo. Hay que desadaptarse del mundo. Hay muchas cosas engañosas en el mundo. Comprueba que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Lo que Dios permite siempre será bueno, agradable y perfecto aunque no te lo parezca. Que no te engañe el diablo.

Bendiciones del Altísimo.

Francisco R. Garnica M.

Pastor General ICOI

14 de septiembre de 2014

San Salvador, El Salvador

 

 

 

 

Paco

Las prisas de Dios

Publicado el Lun 08 sep

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

01 Si para Dios un dia es como mil años

Juan Carlos era un joven salvadoreño de unos 35 años de edad, miembro de una iglesia evangélica de esta ciudad, quien fue llamado por Dios para ir como misionero a una tribu en las selvas de Malasia. Iba para aprender el idioma, estructurar su escritura, enseñarles a leer y escribir y traducir la Biblia en dicho idioma. Esta tribu no había escuchado el evangelio. No tenía ni siquiera un versículo de la Biblia traducido a su idioma. Se preparó durante 3 años en una agencia misionera especializada en este tipo de ministerio.

Llegó el día de su partida. Un domingo por la mañana con toda la iglesia reunida fue comisionado, encomendado y despedido porque saldría a la siguiente semana. La tarde de su despedida, junto con los jóvenes de su iglesia, fue a jugar futbol con ellos. Terminó el partido, y se sentaron en el suelo a descansar. Juan Carlos se acostó a poca distancia de los demás. Poco después decidieron marcharse a sus casas. Pero cuando llamaron a Juan Carlos no respondió. Se acercaron pero lo vieron mal. Lo llevaron al hospital todavía con vida, pero en el camino falleció. Un infarto fulminante había terminado con su misión aquí en la tierra. Ahora está gozándose con el Señor allá en el cielo.

 Este caso nos impactó a muchos y golpeó algunos conceptos del tiempo que he manejado a lo largo de mi vida, según mi criterio. ¿Cómo era posible que habiendo un cristiano dispuesto a ir a las selvas de Malasia para predicarles el evangelio de salvación y traducir la Biblia a una tribu que no sabía de Jesús y su sacrificio, Dios decidiera llevárselo a su presencia el mismo día de su comisionamiento? Este caso me hizo pensar en las prisas y urgencias de Dios en contraste con las nuestras.

 En 2ª Pedro 3:8-9 leemos los siguiente: “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

Estamos viviendo con prisas.

 Si para Dios un día es como mil años y mil años como un día, mi pregunta como cristiano es: ¿Cuál es la prisa? ¿Por qué corremos? ¿Por qué nos angustiamos cuando las cosas no salen como las habíamos planeado, en lugar de decir: “Gracias Señor, porque esto no salió” Ya hemos dicho que cuando Dios permite una cosa, es por algo, y cuando no la permite, es también por algo. Muchas agencias misioneras andan como locas predicando la urgencia de enviar misioneros, y luego no funcionan, fracasan, se desgastan y regresan a sus países frustrados y con el peso del fracaso porque había mucha urgencia. ¿Quién puede tener más preocupación por las almas sin Cristo que Dios mismo? Muchas iglesias y pastores también andan como locos acrecentando sus números porque ya el Señor viene, y ven a las personas como estadísticas, como números, como uno más en la lista. Y lo más grave, descuidando a sus propias familias porque la urgencia de ellos la trasladan al Señor. Pero Dios camina a otro ritmo.

Los árabes tienen un dicho que dice: “La prisa mata” y tienen razón. Vivimos en una época en donde el tiempo vuela. Se dice que ahora nuestro tiempo ha sido alterado y tenemos la sensación que los días son más cortos. La comida rápida, el microondas, el café instantáneo. Las tarjetas de crédito que dan dinero o compras al instante.  El mundo se va haciendo cada vez más pequeño. Internet y en especial las redes sociales nos mantienen informados al instante de las cosas que están sucediendo en el mismo momento. Las cámaras de seguridad. Estamos siendo vigilados constantemente al instante. El transporte es cada vez más veloz. Se rompen marcas mundiales no sólo en los deportes, sino también en los niveles científicos. Estamos viviendo con prisas. Miramos el reloj a cada rato. Estamos en el culto, o en el estudio bíblico, o la reunión de oración y estamos pendientes del tiempo. Le dedicamos poco tiempo a Dios porque tenemos prisa. Hay muchas cosas que hacer. Hasta los pastores caemos en esta triste actitud y nos olvidamos de Dios porque hay mucho que hacer.

Tomamos malas decisiones a causa de nuestras prisas: Miren las prisas de Eva y Adán y las prisas de Sara y Abraham a dónde nos han llevado. Decimos cosas incorrectas. Nos endeudamos. Escogemos una carrera equivocada. Nos casamos con la persona equivocada. Estresamos a quienes nos rodean. Alteramos el tiempo de Dios para nuestras vidas. Dedicamos poco tiempo a nuestras familias. Andamos predicando y azuzando a la gente y a las iglesias a causa de nuestras prisas.

¡Oh si supiéramos y pudiéramos entender el tiempo o los tiempos de Dios, otra cosa sería!  Si para Dios un día es como mil años y mil años como un día: ¿Cuál es la prisa? ¿Cuál es la urgencia? Nuestra urgencia no es la urgencia de Dios. Y no estoy hablando de las cosas sencillas de la vida en donde una decisión requiere de urgencia, porque si no, se nos muere la persona, por ejemplo. De hecho dice el Señor que no nos afanemos por el día de mañana. El punto no es que la urgencia o necesidad no debe importarnos y que vayamos por la vida como irresponsables. La urgencia o necesidad está, pero mi espíritu, mi mente y todo mi ser no se deben alterar de tal manera que pierda la objetividad de Dios y sus buenos deseos para mi vida y que afecten mi fe y confianza en Dios.

 Nosotros planeamos pero Dios planea mejorEs cierto que la Biblia dice que aprovechemos bien el tiempo porque los días son malos, pero es en referencia a la voluntad de Dios: Efe. 5:14-17. Una cosa es aprovechar bien el tiempo y otra cosa es andar a las carreras. ¿Y saben por qué andamos a las carreras? Porque no aprovechamos bien el tiempo. Mucha Tele. Mucha compu. Mucho Ipad. Mucho celular. Mucha diversión. Mucho sueño. Muchas distracciones.

Esta noche vienen a pedir tu alma nos habla de tiempo bien aprovechado: Lucas 12:15-22. Dinero y más dinero. Queremos dinero, queremos ser ricos, queremos asegurar nuestro futuro, y lo queremos de prisa.  Ajustarnos al tiempo de Dios nos hace llegar más rápido y nos ayuda a no tomar atajos que después nos llevará más tiempo recuperarnos, y lamentar habernos adelantado. El tiempo humano y la manera como se interpreta y maneja, son enemigos del plan de Dios para nuestras vidas.

Hay una enseñanza de Dios que casi nunca tomamos en cuenta en Isaías 55:8-9: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”. Por esto es que Dios puede tener el control y debemos confiar en El. Dios no llega nunca tarde porque lo que El está pensando acerca de ti es mucho mejor. Juan Carlos está ahora en el cielo, en un lugar superior, el mejor lugar. El lugar más alto y excelente.

Nosotros planeamos, pero Dios planea mejor. El piensa diferente, porque El ve el futuro. Los caminos de Dios y sus pensamientos son más altos que los tuyos y que los míos. Dios tiene la última palabra: Proverbios 16:1-3: “Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de Jehová es la respuesta de la lengua. Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus. Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados”.

Tenemos que aprender a confiar en los tiempos de Dios, aunque nos parezca que se está tardando mucho. ¿Cuál es la prisa? ¿Cuál es la urgencia? Si para Dios un día es como mil años y mil años como un día, lo más sabio es ajustarnos al tiempo y al ritmo de nuestro Señor porque ahí estaremos seguros.

Suelta tu tiempo, descansa en Dios. No te aferres a tu tiempo. Confía en Dios. Y si las cosas no salen como lo habías planeado, dale gracias a Dios y espera su tiempo. Toma las cosas con calma que no hay prisa. Si las cosas no salen, es por alguna razón que Dios no las está permitiendo, por lo menos de momento.

¿Quieres comenzar a aprender a confiar en el tiempo de Dios? Comienza por decirle a Dios: Señor te entrego mi tiempo, mi agenda y mis horarios. Suelto el control de mi tiempo y te lo dejo a ti mi Señor. Voy a descansar en tu tiempo. Si las cosas no se han resuelto, deja ya que Dios lo haga. La salvación de tus hijos, de tu esposo o esposa, tu negocio, tus estudios, tu salud, tus finanzas, problemas, etc. No dejes que el diablo te robe el gozo del Señor por acelerar los tiempos. Recházalo.

 Dios los bendiga abundantemente.

 Francisco R. Garnica M.

Pastor General ICOI

7 de septiembre de 2014

San Salvador, El Salvador

 

Don Paco

¡Señor, auméntanos la fe!

Publicado el Lun 01 sep

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Escucha el mensaje dando click al play.

 

 TITULO: ¡SEÑOR AUMENTA NUESTRA FE!

Lucas 17:1-6

 INTRODUCCIÓN

imagenes-de-fe-en-diosLa semana pasada, estando en oración y ministrando al Señor, me habló muy fuertemente sobre la fe y me ministró fe, y hubo un cambio significativo en mi interior y me hizo entender que debemos regresar a la fe. La definición de la fe según Hebreos 11:1, está basada en dos principios simples y sencillos: 1) Certeza de lo que se espera. 2) Convicción de lo que no se ve.

Déjenme compartirles algunas reflexiones de carácter práctico sobre la fe. Hemos estado hablando de la fe. De la humildad con fe, de l

a definición de fe, de las características de la fe, ¿por qué? Porque Dios quiere que la entendamos bien porque sin ella no va a suceder nada especial y milagroso ni en la iglesia ni en nuestras vidas.

Cuando se insiste en un tema, es porque Dios quiere que cambiemos algo relacionado con ese tema. Y uno debe preguntarse: ¿Qué es lo que Dios me está queriendo decir? El mensaje se titula: ¡Señor, auméntanos la fe! Leer Luc. 17:1-6. Si a usted le gustaría aumentar su fe, preste atención a las siguientes reflexiones.

TENEMOS QUE APRENDER A DEJAR DE PENSAR NATURALMENTE PARA SUMERGIRNOS EN EL MAR DE LO MILAGROSO POR MEDIO DE LA FE. No estoy diciendo que debemos dejar lo natural porque nos movemos mucho en esta dimensión. Sin embargo, como cristianos debemos aprender a caminar también en la dimensión de lo sobrenatural. Si queremos ver milagros, tenemos que creer en lo sobrenatural y en lo imposible.

SI LA BIBLIA DICE QUE EL JUSTO POR LA FE VIVIRÁ ENTONCES LA FE ES VIDA Y LA VIDA ES FE. Mi vivencia debe ser la fe. Si la fe es vida, ¿qué es lo que alimenta mi fe? Mis acciones. Lo dice Sant. 2:17, 26. Si digo que tengo fe y hago lo contrario, mi fe es de labios para fuera. Tenemos que ponerle pies a la fe y a nuestras oraciones. Nuestra tarea es creer y caminar en esa dirección haciendo lo que tenemos que hacer por mandato de Dios y en el tiempo de Dios, y el Señor hará su parte, la más importante.

FE EN TI MISMO ES UN CONCEPTO DEL MUNDO. Si la Biblia dice que es maldito el varón que confía en el hombre, tener fe en ti mismo es también una maldición porque es confiar en hombre: Y ese hombre o mujer eres tú. Leer Jer. 17:5. Fe en ti mismo es un concepto contrario a la Palabra de Dios. La única manera en que yo puedo tener fe en mí mismo es confiando primero en el Señor y reconociéndolo en todos mis caminos. Leer Prov. 3:5-8.

Hay una actitud sumamente importante en nuestros logros que debe prevalecer siempre: La gratitud a Dios otorgándole a El la honra y la gloria. Esta es la gran diferencia entre el necio y el sabio. El necio dice: Gracias a mí, a mi esfuerzo, a mis capacidades, no es Dios, soy yo. El sabio dice: Gracias Señor por ayudarme y darme la capacidad; sin ti no lo hubiera logrado, para ti es la honra y la gloria.

TUS PROPIOS RECURSOS SON LO PEOR QUE TIENES PARA HACER CRECER TU FE. Si tú lo puedes hacer solo, el mensaje que le estás enviando a Dios es que no lo necesitas, entonces Dios te deja solo, pero no te abandona.

LA FE NO SE BASA EN MÉTODOS NI SIQUIERA BÍBLICOS, SON PRINCIPIOS. Se basa en lo que Dios te dice en su Palabra. Si te dice que te protegerá, te protegerá, pero tú buscas protección en otros lados. Si te dice que te sanará, tú dices iré al doctor. Si te dice que te dará paz en la tormenta, tú te comes las uñas y no duermes tranquilo. Hay quienes entran a la iglesia con cargas, las ponen en el suelo durante el culto; alaban, adoran, lloran, aplauden y dicen amén,  pero cuando salen las vuelven a tomar y a poner en sus hombros. Esto es contra la lógica de la fe. La fe no funciona así. Si decimos que vamos a confiar y reposar en Dios, entonces vamos a confiar y reposar en Dios.

LA FE SIGNIFICA IR ACOMPAÑADOS DE DIOS Y ES UNA DECISIÓN NUESTRA NO DE DIOS, PORQUE EL ASÍ  LO DESEA, DEBIDO A QUE ESA ES SU VOLUNTAD. Decir: “Dios me ha abandonado” es una seria equivocación. Es imposible que Dios haga eso si eres su hijo. Es una total falta de fe.

LA FE TIENE QUE SER PROBADA POR DIOS, Y LAS CIRCUNSTANCIAS SON EL MEJOR CAMINO: Leer Salmo 66:10-12.

NECESITAMOS ALINEARNOS EN LA MISMA FE. Es tiempo que Dios, el profeta o el pastor y la iglesia crean lo mismo. Pero Dios dice algo, y tú dices otra cosa. La Biblia dice algo y tú vienes con tu concepto mundano a cambiarlo. El profeta o el pastor te dice algo y tú lo discutes porque crees que lo harías mejor.

NUESTRO PROBLEMA REAL ES FALTA DE FE. Este el meollo del asunto. No es tu esposa, ni tu esposo, no son  tus hijos, no es tu temperamento, no es tu naturaleza pecaminosa, no es tu falta de tiempo, no es el trabajo, no son tus temores y miedos, no es el pastor, no son los hermanos, ni siquiera el diablo y los demonios. Es nuestra falta de fe.

¿Sabían que la falta de fe es pecado? Leer Rom. 14:23. No hemos entendido que Dios da más allá de lo que pedimos o entendemos: Leer Efe. 3:17-21. Jesús dijo que si creemos veremos la gloria de Dios. Jesús dijo que al que cree nada le será imposible. Y también dijo que si tuviéramos fe como un grano de mostaza moveríamos montes. El punto clave es este: Cuando le crees a Dios, todo es posible.

CONCLUSIÓN

Vamos a recuperar la fe y vamos a aumentarla. Debemos ser creyentes cristianos, no evangélicos. Es mejor ser creyente que ser evangélico. Y si somos creyentes tenemos que creer, por eso somos llamados creyentes. La fe es la certeza de lo que se espera: Se vuelve certeza si Dios te lo dice. La fe es la convicción de lo que no se ve: Se vuelve convicción porque lo ves con tus ojos espirituales porque Dios te lo ha dicho y tú obedeces.

No necesitamos una fe religiosa, sino una fe viva, una fe que actúa, una fe que acciona. Una fe que perdona. Basta de quejas, basta de confiar en el ser humano, basta de auto-conmiseración, basta de incredulidades y dudas.

¡Señor, auméntanos la fe! Es el clamor que a partir de este día debemos de hacer amada iglesia.  ¿Quiere aumentar y levantar su fe?

Dios los bendiga.

Francisco R. Garnica M.

Pastor General

31 de agosto de 2014

San Salvador, El Salvador

 

 

 

 

Video

Esperar en ti- Jesus Adrian Romero

Última galería de fotos

Actividad 2014

padre-158 cumple-032 padre-093 cumple-015 padre-020 padre-099 cumple-034 padre-090 padre-082